Las playas de Monreith y la Isla de Whithorn
Todas las playas tienen su encanto. Desde las más paradisíacas, que podríamos llamar de postal, con sus cocoteros y sus cielos azules, hasta las más frías y desérticas. Como por ejemplo, las que os voy a enseñar hoy, que se encuentran en Escocia: las playas de Monreith y las de la Isla de Whithorn.

Estos maravilloso paraje son sin duda de los más impresionantes de la costa escocesa. Sus aguas frías y cielos nublados no enturbian en absoluto la agreste belleza de estas costas; y además, hay quien dice que es la zona con el clima más agradable del país…

Un pueblo de setenta habitantes

Las playas de Monreith y la Isla de Whithorn
Las playas de Monreith pertenecen al municipio del mismo nombre, que se encuentra en la costa de Galloway, en Escocia. Para que os hagáis una idea de lo desértica que es esta fantástica y enorme playa, basta con deciros que en el pueblo hay unas setenta personas viviendo. Eso sí, en verano la población aumenta bastante con la llegada de los veraneantes, que pueblan las casas y los dos campings del lugar. Aún así se trata de un lugar muy tranquilo, donde uno de los mayores placeres es disfrutar de rutas costeras que ofrecen las mejores vistas sobre la Bahía de Monreith. Las playas llaman la atención por ser de arena fina, algo raro en esta costa, y ofrecer al viajero preciosas piscinas naturales y cuevas llenas de interés.

Inquietantes parajes

Las playas de Monreith y la Isla de Whithorn
En la misma zona pero adentrándonos en el mar, llegaremos a la Isla de Whithorn. Este lugar en famoso por varios motivos: por sus espectaculares parajes naturales, su puerto pesquero con pintorescas casas, sus costas escarpadas… Pero sobre todo, por haber sido el escenario fundamental del rodaje de “El hombre de mimbre” (The Wicker Man), un filme de terror de culto de los años 70 en el cual es posible admirar los impresionantes parajes costeros de esta isla. Os dejo un tráiler de esta inquietante película: merece la pena verla, tanto por su originalidad como por los maravillosos lugares que aparecen en ella.

Las playas de Monreith y la Isla de Whithorn