Las mejores playas de Curaçao

Curazao
Curaçao es una isla autónoma del Reino de los Países Bajos. Tiene una superficie aproximada de 444 kilómetros cuadrados y está al sur del mar Caribe, a unos 50 kilómetros de la costa noroccidental de Venezuela. Hasta 2010 formaba parte de las Antillas Holandesas y su capital y ciudad más habitada es Willemstad, que está al sur de la isla.

Es una isla paradisiaca que no solo vive de la pesca. También vive del dinero que se dejan allí los miles de turistas que deciden visitarla año tras año en busca de sus privilegiados paisajes. Y no solo eso. En Curaçao puedes practicar ciclismo y senderismo con total libertad, y puedes disfrutar de sus playas mientras saboreas el famoso licor de Curaçao que se elabora con la corteza de las naranjas que crecen por esos lares.

Como lo que nos ocupa no es hablar de bebidas alcohólicas, voy a hablarte de las mejores playas de Curaçao. ¡Toma nota!

Playa Porto Marie

Porto Marie playa
Para algunos visitantes se trata de una de las mejores playas de todo el Caribe. Lo malo es que es privada y acceder a ella cuesta 2,5 dólares por persona (3,5 dólares cada hamaca). Está muy lejos del centro y para llegar hasta ella es imprescindible coger un coche. ¿Qué se puede destacar? Que el agua es cristalina, la arena es fina y puedes practicar snorkel con total libertad. El alquiler de equipos de buceo y snorkel cuesta unos 10 dólares al día. Hay un restaurante al lado con unos precios razonables. El horario de apertura de la playa es de 9:30 a 18:30 horas.

Kenepa Beach

Kenepa Beach
Las aguas cristalinas de esta playa te enamorarán desde el primer minuto. Es un lujo poder bañarse en ella y compartir el espacio con los peces de colores que suelen moverse por la zona. Está muy cerca de Willemstad y es muy tranquila, tanto que deberás llevarte agua y algo de comida si no quieres deshidratarte mientras tomas el sol. No hay ni un solo chiringuito y las elevadas temperaturas pueden pasar factura.

Playa Cas Abou

Cas Abou
Está cerca de la Playa de Port Marie y es otra de las imprescindibles. También hay que pagar para entrar porque es privada, en concreto 7 dólares. Lo malo es que hay otros servicios que también son de pago, y no son precisamente baratos. Una cerveza te puede costar 10 dólares y una bolsa de patatas fritas te puede salir por 8 dólares fácilmente. Es una playa pequeña con muchos corales que hacen que cueste mucho caminar por la orilla. La arena es tremendamente blanca y el agua muy cristalina.

Knip Bay

Knip Bay
Lo que más te llama la atención de esta playa es el color azul turquesa del agua. No hay piedras que te impidan acceder a ella con problemas y la temperatura del agua suele ser muy agradable. Es pequeña, perfecta para bucear o practicar snorkel con tranquilidad. Hay un pequeño chiringuito en el que venden refrescos y algunos aperitivos para engañar al estómago. Es muy recomendable quedarse hasta el atardecer porque las puestas de sol son espectaculares en Knip Bay.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *