La playa de Gruinard, en Escocia


La costa a la que hoy dedicamos este post no es ni muchísimo menos uno de aquellos destinos paradisíacos de sol y playa, sino que se convierte en un entorno especialmente idílico cuando las condiciones climáticas se vuelven algo adversas.

Se trata de la playa de Gruinard, en Escocia. Como otras playas del país, Gruinard es una costa de fina arena dorada salpicada aquí y allá por algunas rocas y bañada en la orilla por las profundas y frías aguas del océano Atlántico.

Si a todo ello le sumamos el magnífico entorno natural de altas montañas de verde vegetación que la rodean (protegiendo así a la bahía de la explotación turística) hemos dado sin duda con uno de los mejores paisajes para contemplar al atardecer, cuando el sol se esconde en el horizonte mientras nosotros damos un tranquilo paseo al pie de la orilla.


A pesar de que en la playa en sí no encontrarás ninguna clase de servicio, los pueblos de Little Gruinard y Laide se encuentran en los extremos en el sureste y en la costa occidental, respectivamente, a pocos minutos de la costa. Otros pueblos cercanos (algunos con vistas a la bahía) son los de Achgarde, Mellon Udrigle u Opinan.

En estos pequeños pueblos de pescadores encontrarás alojamiento, restaurantes y diversos servicios para cubrir tus necesidades básicas. No obstante, lo cierto es que el encanto de una visita a esta costa escocesa se encontrará más bien en huir de la población buscando refugio en la playa para reflexionar, relajarte, jugar con tus mascotas o para pasarlo en grande con tu cámara de fotos.

En definitiva, Gruinard es una playa rural para disfrutar de una manera alternativa, distinta a lo que estamos acostumbrados para nuestras vacaciones de verano. Por suerte, ¡te encantará visitarla en cualquier época del año!

Escocia,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *