La playa de Sancti Petri


Si alguna vez habéis recorrido las costas gaditanas, es más que posible que hayáis llegado hasta la zona de San Fernando. Los parajes atlánticos de la provincia de Cádiz albergan algunas de las playas más impresionantes de nuestro país, siendo una de ellas sin duda la playa de La Barrosa, de la cual ya hablamos hace tiempo en Playas Calas.

Situada junto a ella, la playa de Sancti Petri hace gala de una belleza similar a la de su famosa vecina, pero es más desconocida y totalmente natural. Sus vistas y su extensión la convierten en una visita obligada si se viaja por esta región andaluza.

Puestas de sol

La Playa de Sancti Petri empieza justo cuando se sobrepasan los acantilados de La Barrosa; se extiende a lo largo de dos kilómetros de costa y llega hasta el caño de Sancti Petri. Uno de los mayores atractivos de esta playa, aparte de su arena dorada y sus dunas, son las vistas que desde ella se disfrutan del islote de Sancti Petri y su fortaleza. Por cierto, además de estar junto a La Barrosa, este lugar está también cerca de la increíble playa de San Fernando. Y un consejo: si vais a este lugar no os marchéis antes de la puesta de sol, ya que los atardeceres sobre el mar tienen fama internacional.

El islote y el poblado


En el punto en el que la playa llega al caño de Sancti Petri se encuentra el puerto deportivo de la ciudad, un lugar perfecto para la práctica de actividades náuticas donde podréis alquilar equipos para bucear, kayaks… O simplemente tomaros una caña o un helado. Otra buena idea es acercarse hasta el islote de Sancti Petri, cuya fortaleza del siglo XVIII está declarada Bien de Interés Cultural (y con playas como la de esta foto). En este lugar existió hace cientos de años un templo dedicado a Hércules, aunque la isla todavía tiene una tradición más antigua: en principio el templo estaba dedicado a Melkart, una divinidad del fuego procedente de la mitología de la ciudad de Tiro. Y si os gustan los pueblos abandonados, no dejéis de acercaros al poblado de Sancti Petri, antiguo asentamiento de pescadores atuneros hoy vacío. Es un lugar evocador y nostálgico, lleno de encanto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *