La fascinante Isla Reunión

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Muy cercana a la paradisíaca Madagascar se encuentra la fascinante isla Reunión, que nos ofrece un paraíso lleno de matices y paisajes inéditos. Rodeada por la inmensidad del Océano Índico, la isla sorprende con dentadas cimas, profundas gargantas y precipicios, bosques de cascadas y amplias llanuras. Su peculiar relieve es el resultado de dos erupciones volcánicas sucesivas y siglos de erosión y hundimientos. Además, sus playas son un auténtico reclamo turístico.

Debido a su origen volcánico, podrás encontrar una gran variedad de éstas. Por un lado, disfrutarás de playas de origen basáltico con arenas negras singulares como la de Etang Salé y Sanit Paul. Por otro, encontrarás arena blanca en Saint Pierre, La Saline, la salvaje playa de Saint Leu o la popular Saint Gilles, entre otras.


La isla Reunión es una región perteneciente a Francia, situada junto a isla Mauricio en el océano Índico, al este de Madagascar. Aunque en este lugar no se suele viajar en busca de playas, encontrarás una costa preciosa en la zona oriental protegida por la barrera de coral de los tiburones, únicos animales temibles en esta zona, aparte de los mosquitos.

Una de las mejores playas de la isla Reunión es La Saline, el lugar perfecto para los amantes de la arena blanca y las lagunas transparentes, que también podrán visitar el “pequeño Saint Tropez”, Saint-Gilles, con cocoteros y un increíble mar turquesa. En cambio, si buscas tranquilidad y relax, Saint-Paul, con una inmensa playa de arena negra, es la mejor opción. Para descubrir el fondo marino, las playas de arena blanca de Saint-Leu son las mejores y, a la vez, las más salvajes. La más turística de todas en Saint-Pierre, cercana al puerto y rica en fauna y flora submarina.


Por su latitud y situación debería tener un clima tropical, pero es mucho más suave y húmedo debido a sus altas montañas que provocan una pluviosidad y una vegetación más frondosa. Así, se diferencian dos estación: la húmeda y cálida, de diciembre a abril, y la seca, de mayo a noviembre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *