Bahía de Audierne, playas y naufragios


Bretaña es una región francesa fascinante. Supongo que habrá quien prefiera la Costa Azul con su clima mediterráneo, sus aguas cálidas y sus playas concurridas por famosos, aristócratas y VIPs. Pero los que nos gusta la naturaleza auténtica y salvaje nos decantamos antes por esta región, con sus dos mil kilómetros de costa auténticamente bravía donde hay playas que son verdaderas joyas naturales.

Por eso hace unos años me enamoré perdidamente de este lugar de Bretaña: la Bahía de Audierne. Nunca había viajado a esta zona de Francia, y fui en busca de naturaleza y leyenda… Y desde luego, no me decepcionó.

Enterrados en las dunas


Una de las características más bellas de Bretaña, a mi parecer, es que tiene cientos de playas. Pero no todas son tan hermosas como las de la Bahía de Audierne, que además son muy salvajes. No están demasiado explotadas porque el mar es muy bravo y violento en esta zona; es la razón de que a lo largo de los siglos haya habido naufragios constantes en las aguas de la bahía. Durante la Revolución Francesa tuvo lugar uno de los más famosos, y en una de sus playas podemos ver un solitario monolito que recuerda a las víctimas, que entonces fueron enterradas en las dunas.

Arena blanca y surf

Por si estáis pensando en viajar a esta zona, sabed que la Bahía de Audierne se encuentra en la zona de Finisterre. Hace un amplio arco frente al mar, que parte de la desembocadura del pequeño río Goyen hasta el extremo sur. En esta mágica e inhóspita bahía también podréis encontrar (si es lo que queréis) playas más acondicionadas y de tipo familiar, como por ejemplo la de Pors Carn, con 2 kilómetros de blanca arena. Eso sí, las olas del océano también hacen acto de presencia en ella, siendo habitual la presencia de amantes del surf.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *