Cala Fonda, la Waikiki de Tarragona


Seguro que el nombre de Waikiki os hace pensar en bellas mujeres bailando el hula-hula, playas de arena blanca y aguas transparentes, palmeras y calor. Pues no hace falta llegar hasta Hawai, donde se encuentra la famosísima playa del mismo nombre, para disfrutar de Waikiki y todos sus encantos (aunque lo de las bailarinas ya va a ser más complicado…): en la provincia de Tarragona hay una cala que ha sido bautizada con ese mismo nombre.

Su auténtica denominación es Cala Fonda y es un auténtico paraíso, muy apreciado por los nudistas pero donde todo tipo de bañistas son bienvenidos, siempre que respeten la tranquilidad y el entorno. A Cala Fonda no se puede llegar en coche, lo que hace que no esté tan concurrida como otros arenales más accesibles de la costa tarraconense.

Una ruta de quince minutos

La cala en cuestión, cuya belleza podéis apreciar en las fotos, está situada en un agradable paseo que cruza un frondoso bosque a la orilla del Mediterráneo. Para llegar a ella, hay que tomar la ruta que va hacia Tarragona en dirección Playa de la Mora; al llegar al camping podremos aparcar y comenzar a caminar. La senda es la que va en dirección contraria a la del camping; tras unos minutos caminando podremos ver un letrero con información sobre la ruta.

Mascarilla natural para la piel


La primera playa que se avista lleva el nombre de cala de la Roca Plana, a donde se llega atravesando el pinar costero. Tras ella surge Cala Fonda o Waikiki, en todo su esplendor. La belleza de este lugar supera con mucho a otras playas más turísticas y concurridas; eso sí, sin chiringuitos ni duchas. Pura naturaleza. Además, en Cala Fonda podréis someteros a un tratamiento de spa totalmente gratuito: la arena arcillosa que hay en ella se puede moler y mezclar con agua para hacer una mascarilla corporal llena de virtudes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *