La playa de Dores en el Lago Ness


¿Sabéis lo que es la criptozoología? Bajo esta complicada palabra se esconde la ciencia que estudia los animales fantásticos. Probablemente la famosa Nessie, el monstruo del Lago Ness, sea uno de los más famosos objetos de estudio de esta ciencia… Muchos han sido y son los que dedican horas a buscar al mítico animal, esquivo donde los haya, que habita en el lago escocés.

Esta enorme extensión de agua, situada en las Tierras Altas de Escocia (a unos 39 kilómetros de la localidad de Inverness), cuenta con hermosas playas desde la cual podemos dedicarnos buscar a Nessie o disfrutar de las espectaculares vistas. Un buen ejemplo es la playa de Dores.

Un telescopio y un “cazador de monstruos”


Dores Beach se encuentra en uno de los extremos del Lago Ness y está considerada uno de los puntos más adecuados para el avistamiento del famoso monstruo. De hecho, en ella hay una zona de picnic con mesas y bancos que también dispone de un telescopio, destinado a buscar la célebre silueta de Nessie emergiendo tímidamente de las aguas. En Dores Beach hay un hostal lleno de encanto (Dores Inn), y también una caravana con un inquilino muy especial. Su nombre es Steve, el “cazador de monstruos”, y lleva más de diecisiete años observando el lago a la espera de la aparición de la bestia…

200 metros de profundidad


La playa no es de arena sino de cantos rodados. Durante el verano hay quien acude a ella a bañarse, aunque desde luego las temperaturas no tienen nada de caribeñas y el agua está muy, pero que muy fría. La profundidad del lago es también bastante inquietante, llegando a superar los 200 metros en algunos puntos. En esos abismos acuáticos, ¿no sería posible que Nessie descansara, a la espera de tiempos mejores? Entre tanto y a la espera de descubrir su silueta, siempre podremos extasiarnos contemplando el enorme lago desde lugares tan mágicos como Dores Beach.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *