La playa de Ondarreta, en San Sebastián


La de Ondarreta es una de las tres maravillosas playas con las que cuenta la ciudad de Donostia (San Sebastián). Con el monte Igeldo mirando imperante desde las alturas y la isla de Santa Clara enfrentándose a él desde el horizonte, un maravilloso pueblo de villas y jardines se extiende alrededor de esta maravillosa costa del cantábrico.

Aunque no es lo mismo hablar de la playa de la Concha y la de Ondarreta, ambas se encuentran en la conocidísima Bahía de la Concha, destino que muchos turistas escogen para sus únicas vacaciones de verano.

Posiblemente no se haya convertido en uno de los destinos favoritos del País Vasco por ser un lugar paradisíaco, sino más bien por la espectacular conservación de su entorno natural y urbano , así como por la cantidad de servicios que ofrece. De hecho, lo cierto es que la arena de la playa puede no ser precisamente cómoda para descansar y sus aguas, a pesar de la impecable limpieza y el precioso color turquesa, están tan frías como si te encontraras en medio del océano atlántico, que precisamente es el que baña la playa.


No obstante, y a pesar de que está bastante concurrida durante los meses de verano, Ondarreta tiene una superficie de unos 600 metros de longitud y 100 de anchura, por lo que no encontrarás demasiados problemas para colocar tu toalla o para practicar algunos de los muchos deportes que pueden llevarse a cabo en la playa, como el voleibol o el fútbol playa.

Si eres de los que necesita acción puedes estar tranquilo, porque además podrás practicar natación o windsurf en sus aguas, de oleaje moderado durante todo el año.

La Bahía de La Concha es sin duda un lugar que debes visitar, con unas playas de entorno señorial y un ambiente de lo más tranquilo a pesar de todo el turismo que llega a ella. Desde aquí, no dudes en darte un paseo a lo largo del paseo marítimo de 7 kilómetros que bordea la costa desde las playas de La Zurrieta y la Concha, y tampoco debes perder la oportunidad de visitar el conocidísmo ‘Peine de los Vientos’ de Eduardo Chillida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *