San Antonio y Toña, dos bellezas vascas
En Playas Calas hemos hablado alguna vez sobre la Reserva de Urdaibai (Vizcaya), su ría y sus calas. Hoy voy a mostraros dos playas más situadas en este magnífico lugar, no tan secretas pero sí preciosas. A pesar de ser playas muy conocidas y turísticas, se trata de dos arenales que han conservado su encanto pintoresco, como podéis ver en las imágenes.

La Playa de San Antonio y la Playa de Toña pertenecen al municipio de Sukarrieta (también conocido como Pedernales; no confundir con la playa del mismo nombre, situada en la República Dominicana…). No son muy grandes, pero la calidad de su agua y su arena las han convertido en un lugar de imprescindible visita para los amantes de la naturaleza, la costa y el mar.

Muy bien comunicadas

San Antonio y Toña, dos bellezas vascas
Sukarrieta es un pequeño pueblo de la comarca de Busturialdea, situado a 39 kilómetros de Bilbao y a un tiro de piedra de la villa de Bermeo. Se puede llegar a este pintoresco rincón en coche, en tren y en autobús desde ambas localidades. De hecho, el tren suele ser el medio preferido por quienes viven en las cercanías, ya que su parada está en Itsasbegi (Busturia), muy cerca de la playa. La Playa de San Antonio, de 200 metros de arena dorada, es la más popular de la zona y no es de extrañar: es preciosa, limpia y con todo el equipamiento.

Familiar y tranquila

San Antonio y Toña, dos bellezas vascas
La Playa de Toña, por su parte, también suele estar muy concurrida a pesar de ser algo más pequeña (120 metros de longitud). Esta playa ofrece un paraje muy hermoso, con la isla de Txatxarramendi frente a su costa, protegiéndola como un guardián. Sus aguas tranquilas la han convertido en una elección frecuente para familias. Se encuentra muy cerca del casco urbano de Sukarrieta, lo que la convierte en la playa ideal para pasar un fantástico día de sol y mar, y rematar la jornada con un agradable paseo por el pueblo y una buena comida o cena en alguno de sus excelentes restaurantes.