Consejos para tomar el sol en la playa

tomando-el-sol
Cuando llega el verano todo es alegría, ente otras cosas porque empiezan las vacaciones y tenemos tiempo para ir a la playa, donde además de darnos un buen chapuzón disfrutamos del sol para ponernos morenos.

Tomar el sol es positivo por varias razones, pero hay que hacerlo con cabeza, teniendo en cuenta una serie de recomendaciones para no poner en riesgo la salud de nuestra piel. De algunas de ellas te hablo en este artículo, así que toma nota para no convertirte en una especie de gamba bípeda.

Evita las peores horas del día

Desde las 11 de la mañana hasta las 3 de la tarde debes tomar precauciones, sobre todo desde las 12 hasta las 2, que es cuando el sol incide sobre nuestra piel con más intensidad.

Mejor una exposición continuada y moderada que una discontinuada e intensa

¿Qué quiero decir con esto? Que lo mejor es tomar el sol cada día con precaución y sin exponerse durante varias horas, ya que ir de vez en cuando y pasarse todo el día bajo el sol puede provocar serios problemas en nuestra piel.

mujer-tomando-el-sol

Échate crema antes de salir de casa

Esto no siempre lo hacemos y es todo un error. ¿Para qué esperar a llegar a la playa para echarse crema pudiéndolo hacer en casa? De esta forma evitamos quemarnos en el trayecto hacia la playa y no estamos ni un solo segundo desprotegidos. Además, los expertos dicen que la piel necesita entre 20 y 30 minutos para absorber el protector solar.

Cada dos horas hay que volverse a echar crema

Echarse crema antes de salir de casa está muy bien, pero hay que volverse a echar cada dos horas de forma uniforme por todo el cuerpo.

Factor de protección

El número del factor de protección viene a indicar la efectividad del producto a la hora de evitar las quemaduras solares. Un factor 30 nos viene a decir que es necesario exponerse 30 veces más al sol que si no lleváramos protección para quemarnos. De ahí que cuanto más elevado sea el factor mayor sea la protección. Eso sí, aunque estemos protegidos contra los rayos UVB y UVA, ninguno nos garantiza estar protegidos al 100%.

pareja-tomando-el-sol

Protector resistente al agua

Muchos protectores son resistentes al agua, pero no todos. Hay que asegurarse de eso, ya que al darnos un baño podemos quedarnos sin protección, lo que nos obliga a aplicarnos el protector cada vez que volvemos del agua y nos secamos el cuerpo.

Protégete con complementos playeros

La crema puede que no sea suficiente. Te pueden venir muy bien unas gafas de sol, un sombrero, un pareo… De hecho, incluso venden camisetas con factor de protección para los niños (y no tan niños).

Cremas hidratantes al llegar a casa

Este es un consejo que va más allá. Cuando ya estés en casa después de disfrutar de una jornada de sol y playa, te recomiendo que utilices cremas hidratantes con aloe vera. Tu piel lo agradecerá.

Artículo recomendado: Playas con puestas de sol espectaculares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *