¿Sabías que la playa es buena para la salud?

acceso-a-una-playa
Aunque no sea necesario encontrar buenos motivos para tener ganas de ir a la playa, en el artículo de hoy voy a hablarte de una serie de beneficios que aporta a nuestro organismo. Seguro que algunos ya los conocías, aunque es probable que no supieras hasta qué punto la playa puede venirte muy bien.

Es buena para tus articulaciones

En primer lugar, la playa te ayudará a resolver problemas en tus articulaciones. Basta con darse un paseo por la orilla disfrutando del paisaje para que mejore la propiocepción de las rodillas, la cadera y los tobillos, motivo por el cual suele ser uno de los ejercicios que recomiendan los médicos a quienes se han recuperado de un esguince grave o de una rotura de ligamentos. Caminar a unos 5 o 6 kilómetros por hora es suficiente, y si puede ser hay que empezar mojándose los pies, ya que eso hace que se active la circulación. Además, debes saber que la arena es una superficie que estimula las terminaciones nerviosas favoreciendo el buen funcionamiento del sistema cardiovascular.

Te relajas y duermes bien

¿Tienes problemas de estrés y no consigues conciliar el sueño por la noche? Deben saber que estar cerca de la playa es sinónimo de relajación. No tiene nada que ver con vivir en una gran ciudad, ya que la brisa marina dispara los niveles de seretonina debido a su ionización negativa, lo que se traduce en una disminución de los niveles de ansiedad. Además, si entras al agua y te pones a nadar, no solo estarás mejorando la circulación y la oxigenación de los tejidos, sino que el cansancio acumulado durante las brazadas hace que sea mucho más fácil dormir cuando llegua la noche.

pareja-en-una-playa

Mejora tu respiración

Lo de que huela a mar es una gran noticia. ¿Por qué? Pues porque la brisa marina es capaz de mejorar nuestra respiración. Es como un espray natural rico en yodo que no solo nos ayuda a expulsar el moco debido a la humedad, sino que también va muy bien para regular la glándula tiroides. Y cuidado porque hay más beneficios, ya que ralentiza el ritmo cardíaco y mejora la circulación. También aumenta la amplitud de los movimientos respiratorios y aumentan tanto la hemoglobina como los hematíes.

Riqueza mineral

El agua salada no es como el agua dulce. Contiene sales minerales disueltas y eso hace que sea rica en calcio, magnesio, sodio, yodo, potasio… Evidentemente, esa mezcla de minerales es buena para el organismo por varias razones: relaja el sistema nervioso, mejora el ritmo cardíaco, mejora la función muscular, frena el envejecimiento de la piel, reactiva la circulación en los tejidos, es oxigenante a nivel celular, etc. En definitiva, darse un chapuzó en la playa tiene más beneficios de los que creemos.

Artículo recomendado: Consejos para tomar el sol en la playa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *