Características de las playas accesibles

playas accesibles 1
¿Cómo tiene que ser una playa para ser accesible? Son varias las características que debe cumplir y que van más allá de contar con baños adaptados y rampas de acceso a la arena, algo que todas las playas con bandera azul, por lo menos, deberían tener. En el artículo de hoy te contamos algunos de los aspectos más importantes que ha de tener un playa para cumplir con los requerimientos de accesibilidad.

Playas urbanas

Si se trata de una playa urbana deberá tener acceso a la misma con una zona de aparcamiento con plazas reservadas para personas con movilidad reducida y debe haber un transporte público accesible que permite llegar hasta la misma. Una playa accesible tiene que tener, como mínimo, un baño, ducha y vestuario adaptados, así como un equipo de socorristas y otro de apoyo especializado en la atención a personas con discapacidad, a quienes acompañarán en el baño y les ayudarán si necesitan muletas o sillas anfibias.

Señalización

Una playa accesible debe contar con una adecuada señalización desde la zona urbana más cercana que indique hacia donde se va a la playa, su recorrido y los servicios de los que dispone. Si es muy larga se deben distinguir los puntos accesibles.

playas accesibles 2

El paseo marítimo

La acera o paseo marítimo por donde caminan las personas y desde el que se accede a la arena debe tener un ancho libre de paso de 1,20 metros como mínimo para que pueda pasar una silla de ruedas, aunque el ancho del paso o acera correspondiente se calculará según sea la previsión de tránsito de gente.  El espacio de giro será de al menos 1,80 metros y la altura libre de paso de 2,20 metros, con un pavimento antideslizante y uniforme, sin desniveles ni escalones.

Acceso a la zona de baño

Las pasarelas que permiten llegar hasta la zona de baño deben estar confeccionadas de material por donde poder caminar sin quemarse y comunicarán con una zona reservada para personas con sillas de ruedas, hecha con el mismo material y con área de sombra y transferencias a una silla anfibia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *