La cala de El Portet, en Alicante


Los que busquen tranquilidad y un lugar en el que desconectar deben pasar unos días en el pueblecito costero de Moraira, en Alicante. En él encontrarás una villa de preciosas casitas blancas de menos de tres pisos, un ambiente familiar y una estupenda playa en la que pasar largas jornadas bajo el sol o disfrutando de juegos con tus hijos.

Si la visitas no esperes más que esto, uno de aquellos lugares que te harán recordar las vacaciones de tu infancia y que parecían haber desaparecido ya de la faz de la tierra… Y sin embargo ahí está, esperándote con su cálida costa en forma de medialuna con una arena dorada tostada por el sol.

Te encantará pasar unos días en la playa deEl Portet, donde podrás disfrutar de unas aguas limpias y de intenso azul para nadar o practicar snorkelling, así como para jugar con tus hijos en la tranquila y larga orilla del mar, de la que no se pierde pie hasta los 20 metros.


Sin embargo, esta pequeñísima cala de apenas 350 metros de longitud no es en verano tan íntima como nos gustaría, pues a su pequeña superficie llegan cada año muchos turistas (especialmente alemanes e ingleses) en busca del mejor entorno mediterráneo… Sí, ¡puede que tengas que levantarte antes que ellos para colocar tu toalla en primera línea!

De hecho, la explotación urbanística causada por la alta demanda turística está intentando hacer de las suyas en esta playa, algo contra lo que los vecinos no dejan de luchar por preservar: una identidad propia lejos del turismo.

A pesar de todo, sin duda merece la pena visitarla esta playa de la Costa Blanca, en la Comunidad Valenciana. Aún así, si tras unos días te apetece cambiar de aires tranquilo, porque estás muy cerca del puerto deportivo de Moraira como para poder hacer alguna que otra escapadita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *