La playa de Langre, en Cantabria

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La inmensidad del océano atlántico se abre ante ti en todo su esplendor en la playa de Langre, en Cantabria. Perteneciente al municipio de Langre, esta playa de Ribamontán de Mar es un arenal que sólo pueden ver unos pocos afortunados y que se aleja, por suerte, de la tremenda explotación urbanística que acecha a muchísimas costas de la península.

Esta playa tiene un tamaño de más de 850 metros de largo y 60 de ancho, y está rodeada por un enorme acantilado de 25 metros de altura que la encierra. Por ello, el acceso a esta playa aislada es complicado si no se llega caminando, por lo que no encontramos a mucha gente haciendo turismo en ella.

No busques chiringuitos

Quizá por su solitud será imposible encontrar allí un solo bar, chiringuito o restaurante. Te recomendamos llevarte tu propio bocadillo o picnic, o pasarte por las cercanas localidades de Somo, Laredo o Galizano.

Súbete a la ola

Sin embargo, el fuerte oleaje es espléndido para practicar deportes acuáticos como el surf, y su perfecto estado natural es bueno para practicar submarinismo, pues a pesar de su visibilidad a veces algo reducida se pueden ver muchísimas especies de animales y vegetales distintas.


Langre es una playa de arena fina y dorada con un litoral en forma de medialuna y limpísimas aguas cristalinas en un entorno rodeado por la naturaleza más verde y espectacular de la Cornisa Cantábrica.

Dos partes claramente diferenciadas

En realidad, la playa está dividida en dos partes. La primera es algo más pequeña, y desde ella se tiene acceso al tramo más amplio, al que se llega descendiendo por unas escaleras. En uno de los tramos, el más alejado, está permitido el nudismo.

Eso sí, si te atreves a pegarte un baño te advertimos que, a pesar de estar bajo el apacible calorcito de la península ibérica, su agua no tiene precisamente unas temperaturas muy apacibles, por lo que un baño te resultará, más que refrescante, ¡escalofriante!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *