La playa de las Conchas, en Lanzarote


A pesar de que forma parte de España, su ubicación más bien cercana a África hace que las playas canarias supongan un paisaje muy distinto al que podríamos estamos acostumbrados en la costa mediterránea.

En la playa de Las Conchas la verde vegetación escasea y la aridez toma gran parte del protagonismo del entorno, si bien tampoco se puede decir, como en otras playas de la isla, que se trate una costa de dunas desértica.

Se trata de una de las mejores playas para visitar en la isla de La Graciosa , que a su vez forma parte del archipiélago Chinijo (Alegranza, Roque del Oeste, Montaña Clara y Roque del Este) que se encuentra al norte de Lanzarote, en las Islas Canarias.


Las frías aguas del atlántico recorren la larga orilla de fina y blanca arena para formar una preciosa playa rodeada por las grandes y deshabitadas islas colindantes de Montaña Clara y Alegranza, que contemplan imponentes la playa que se extiende frente a ellas.

Es un lugar perfecto para ir en familia, pues las largas jornadas de sol duran hasta las 7 u 8 de la tarde y van acompañadas por la suave brisa que hará que no te agobies por el fuerte calor de la zona. Cuidado con las aguas, porque a pesar de su precioso color turquesa pueden ser traicioneras: ve con precaución si vas con los niños, porque aunque no puede calificarse como insegura las aguas de esta playa son especialmente movidas.

Si vas a Las Conchas no tendrás problemas para colocar tu toalla, pues a pesar de no disponer de unas dimensiones demasiado amplias (610m de largo y 80 de ancho) se encuentra en una zona bastante aislada a la que no obstante podrás acceder a pie (45 minutos), en bicicleta (20 minutos), en barco o en taxi desde La Graciosa (5 minutos).

El Archipiélago Chinijo, del que forma parte esta playa, ha sido nombrado como Parque Natural Protegido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *