Las playas de Robinson Crusoe


Cuenta la novela que Robinson Crusoe pasó veintisiete años en una isla, tras el naufragio del barco en el que viajaba, y que tras adaptarse y sobrevivir fue rescatado y devuelto a la civilización. Aunque la isla que aparece en el libro no está explícitamente descrita, muchos ubican la famosísima aventura literaria en la pequeña isla de Utila, perteneciente al archipiélago de las Islas de la Bahía, en Honduras.

Esta isla es un destino preferente de mochileros y de quienes buscan lugares donde todavía es posible disfrutar de la tranquilidad y la naturaleza en estado (casi) puro. En Utila hay preciosas playas, además, donde tal vez el famoso personaje literario llegó a soñar con la civilización perdida…

Los Cayos, islotes paradisíacos


Utila es la isla más pequeña y próxima a tierra firme del archipiélago hondureño. De topografía lisa y suave, a ella se llega desde La Ceiba, en Honduras, tanto por mar como por aire. Desde el puerto es posible llegar a Utila tras un viaje en ferry de aproximadamente una hora de duración (desde luego, es la forma más barata de viajar a la encantadora isla), pero también hay vuelos diarios. Las imágenes de este post os darán una idea del encanto del lugar, de sus preciosas playas y de sus pintorescos pueblos. Cerca de la isla podemos desplazarnos a los llamados Cayos (o Cayitos), pequeños islotes de los cuales algunos se pueden visitar; como por ejemplo, Water Cay, a donde nos transportará un taxi acuático.

La playa de Chepes


En Utila, la localidad más importante es la que se halla en el puerto (conocida también como Utila). Cerca de ella llegaremos a la Laguna Upper, junto a la que se encuentra el Resort Laguna Beach, un exclusivo punto vacacional en pleno Caribe. El arrecife submarino se encuentra justo a los pies del hotel, al que se llega por barco. Pero en Utila también hay sitios para el turismo más asequible, como por ejemplo la Playa de Chepes, un bonito arenal al que se llega tras caminar atravesando la calle principal de la localidad de Utila. Con su arena blanca, aguas azules y cimbreantes palmeras, tiene todo lo que solemos relacionar con el paraíso tropical…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *