Enfermedades que puedes contraer en una playa

escaleras-playa
Normalmente mostramos playas paradisíacas que a uno le ponen los dientes largos. Sin embargo, en el artículo de hoy no te mostraré imágenes de lugares espectaculares, sino que me limitaré a hablarte de enfermedades que puedes contraer en una playa. ¿O acaso creías que tumbado bajo una sombrilla solo podías tener buenas noticias?

No quiero asustarte, ni mucho menos. Lo único que quiero es que seas precavido, ya que no hay nada más cierto que el mítico refrán que dice “más vale prevenir que curar”. ¿Verdad que sí?

Infección estomacal

Existe una bacteria intestinal llamada Escherichia coli a la que no querrás hacerle un hueco en tu organismo. ¿Por qué? Pues porque provoca diarreas que no son cualquier cosa, ya que en ocasiones van acompañadas de hemorragias. Puedes estar en riesgo si te bañas en una playa que esté cerca de vertidos de aguas fecales.

Infección vaginal

Al igual que sucede en las piscinas, las infecciones están a la orden del día en una playa por culpa de los hongos. Por lo que se desprende de un informe de la Asociación Ginecológica Española, el hecho de quedarse con el bañador mojado durante bastante tiempo suele convertirse en la causa del 50% de las infecciones vaginales que se producen en verano. ¿La solución? Cambiarse justo después del baño o utilizar bañadores de algodón, ya que son los que se secan más rápido.

pareja-tumbada-en-la-arena-de-una-playa

Otitis

Si la playa no está muy limpia, no hay que descartar la posibilidad de sufrir una otitis. Sobre todo si has nadado y tus oídos se han llenado de agua, ya que en ese agua pueden aparecer bacterias que son las que causan la famosa otitis del nadador. ¿Lo mejor para evitarla? Secarse bien los oídos e inclinar la cabeza hacia ambos lados para que no quede nada de agua dentro.

Parásitos

Los anquilostomas son microorganismos que suelen estar en los intestinos de los perros y pueden llegar a la playa cuando sus dueños hacen caso omiso de las normativas que prohíben la entrada de perros en buena parte de las playas. Estos parásitos logran entrar en el organismo de una persona a través de la piel de los pies. Un relajante paseo por la playa puede terminar en una hinchazón muy desagradable.

Todo lo que acabo de comentar no quita que ir a la playa es bueno para la salud por distintos motivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *