La playa de Bordeira, en Portugal

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Las playas de la Costa Vicentina de Portugal son simplemente algo fuera de lo común. La ruta por sus playas se extiende a lo largo de más 60 quilómetros entre Odeceixe y Sagres, un camino que lamentablemente no podrás disfrutar por completo si no dispones de mucho tiempo.

Si debes elegir sólo algunas de ellas, te recomendamos que no te pierdas la playa de Bordeira (o Carrapateira), una grandiosa playa no por su longitud sino por su amplitud, pues cuando el agua llega a la orilla se encuentra con un enorme arenal que se extiende tierra adentro para dejar decenas de metros imposibles de calcular. De hecho, cuando sube o baja la marea el tamaño de la playa varía considerablemente.

Gracias a ello, Bordeira es una playa en la que podrás disfrutar de tu propio espacio casi privado en tanto que la superficie por visitante es muy, muy amplia. Mientras que la vecina playa de Amado (que también es de visita casi obligatoria) es un lugar para disfrutar del surf, Bordeira es un lugar para relajarse, con poca aglomeración turística y un espacio perfecto para el juego de los niños, que encontrarán en la infinita orilla su zona de juego preferida sin peligro alguno. Sin embargo, que no sea la principal para practicar deportes acuáticos no significa que a ella no acudan también practicantes de surf o bodyboard, pues la poca aglomeración de este tipo de turismo deportivo (que suele acudir a Amado) la hace idónea para aquellos que buscan disfrutarlos con más libertad.


Para acceder a ella se puede ir desde el lugar de estacionamiento de los vehículos o bien bajando desde la cima de un monte, donde unas altas escaleras nos ayudan a descender mientras disfrutamos del insólito paisaje. Además, las dos playas mencionadas están conectadas entre ellas por una pista de tierra sobre el acantilado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *