Istmo de Curlandia, un espectacular rincón natural en Lituania

Curlandia foto
Los países bálticos no suelen aparecer mucho por Playas Calas, pero lo cierto es que en ellos podemos encontrar rincones espectaculares. Es el caso del Istmo de Curlandia, una estrecha franja de arena de forma curvada que separa el mar Báltico del lago de Curlandia. La mitad norte de esta maravilla de la naturaleza pertenece a Lituania, mientras que la parte sur es territorio de Kaliningrado, Rusia.

¿Te gustaría conocer más datos sobre este lugar? ¡Pues lo único que tienes que hacer es seguir leyendo!

Una extensa zona sin urbanizar

El Istmo de Curlandia tiene unas dimensiones bastante sorprendentes. Y es que mide 98 km de longitud, 52 de los cuales pertenecen a Lituania, y entre 500 y 3.800 metros de ancho. También sorprende su aspecto agreste y sin urbanizar. Y es que tan solo un 5% del territorio está poblado. Se trata de Neringa, una zona formada por cuatro pueblos. El más conocido y turístico de todos ellos es Nida. Del resto de territorio, el 70% lo forman pinares y el 25% dunas.

Curlandia foto1

Patrimonio de la Humanidad

Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO debido a su valor geológico, el lugar cuenta con dos orillas bastante diferenciadas. Y es que mientras una ofrece una zona rocosa y aguas tranquilas, en la otra las playas son de arena pero el oleaje es fuerte. Es en esta última donde el agua, al estar a mar abierto, está más fría, por lo que no son muchos los turistas que se atreven a darse un chapuzón.

Contemplar el paisaje

Más allá de disfrutar de un día de playa, lo que merece la pena de este lugar es contemplar el paisaje, formado por interminables bosques de pinos e impresionantes dunas. Por supuesto, también es recomendable visitar sus pueblos costeros. A continuación te dejamos con nuestra galería, donde encontrarás más imágenes de este precioso rincón lituano. ¡No te lo pierdas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *