La Manga del Mar Menor: antes y después


En España tenemos algunas playas impresionantes, que además forman parte de parajes y ecosistemas casi únicos en el mundo. Es el caso de La Manga del Mar Menor (Murcia), un enclave que se puede calificar como paraíso… O por lo menos, se podía hace algo más de cincuenta años. Si bien La Manga cuenta con fantásticas playas, bellos entornos y un gran equipamiento turístico, la urbanización descontrolada de que fue objeto a partir de los años 60 del siglo XX ha hecho que lo que fuera un lugar privilegiado en lo que a naturaleza se refiere, se haya convertido en un espacio donde casi no queda un metro cuadrado sin construir.

Las fotos y el vídeo que os muestro en este post son realmente escalofriantes. Aunque he de decir que a pesar del deterioro urbanístico, en La Manga del Mar Menor hay aún zonas donde se conserva en entorno tal y como era, concretamente en el extremo donde se encuentra la zona de San Pedro del Pinatar.

Una zona de bosques


La Manga es una estrecha extensión de arena bañada por dos mares, uno a cada lado: el Mediterráneo y el Mar Menor, una laguna de agua marina que cuenta con un ecosistema propio y único. Se extiende desde el Cabo de Palos hasta las salinas del mencionado San Pedro del Pinatar, a lo largo de veintiún kilómetros, y el ancho de la zona de tierra oscila entre los 100 y los 1200 metros. En origen este brazo de tierra estaba cubierto de vegetación autóctona, aunque tendríamos que remontarnos hasta el siglo XVI para verlo: fue en 1582 cuando se talaron los bosques para evitar las emboscadas de los piratas argelinos.

El desarrollo de los años 60

El paraje, a partir de entonces, se convirtió en un arenal con dunas y zonas de vegetación aisladas. Seguía siendo un entorno de gran belleza gracias a la laguna salada, las islas y la propia Manga… Hasta los años 60 del siglo XX. El tristemente célebre desarrollismo de la época y el comienzo de la tradición del veraneo en la zona de Levante hicieron que comenzara el despropósito que hoy conocemos. En los años 50, La Manga era solo concurrida por pescadores y tortugas marinas… Y hoy día es uno de los puntos más edificados de Europa. La enorme belleza de este lugar hace que a día de hoy siga siendo un punto privilegiado con las mejores playas, pero también es una pena recordar el paraíso virgen que fue en otros tiempos no tan lejanos.

1 comentario

  1. Tienes toda la razón del mundo. Yo me esperava un sitio bonito y virgen. Y me ha sorprendido como dejaron edificar tanto y tan mal. Y ahora edificios vacios, edificios sin acabar, calles que terminan en chiringuitos, no se ve el mar porque los edificios no lo dejan ver. Y no dejaron ni espacio para un paseo marítimo y ni apenas para aceras. Es impresionante como el ser humano es capaz de eso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *