Río Lagartos: playas, flamencos y tortugas


Las playas de México son famosas por sus arenas doradas, cocoteros y aguas azules. Sin duda, México es un país de referencia para el turismo de costa, con localidades como Cancún o Acapulco, entre muchas otras. Pero las playas de este país tienen mucho más que ofrecer que el “todo incluído”; por ejemplo, su fantástica naturaleza salvaje.

Es el caso de la región de Río Lagartos, una reserva natural espectacular situada en la costa de la península de Yucatán. Con una extensión de más de 60.000 hectáreas y alrededor de 57 kilómetros de playas, Río Lagartos fue el primer humedal mexicano inscrito en la Lista Internacional de Humedales Ramsar. Sus playas tienen la calificación de Santuario de la Fauna.

Fauna salvaje

La razón para esta última denominación es que Río Lagartos es uno de los pocos lugares de la zona en los que anida la tortuga carey, y el único hábitat de toda la península de Yucatán donde vive la tortuga blanca. Y es que la fauna es uno de los mayores atractivos de este increíble lugar: sus veinte mil flamencos rosados que pueblan la reserva entre enero y septiembre llenan de un impresionante tono rosado sus aguas y sus atardeceres.

Una excursion en lancha


Sin duda, las playas de Río Lagartos son espectaculares. Y no solo por la presencia de la fauna salvaje, sino también por su arena blanca, sus aguas cristalinas y la poca afluencia de turismo que las llena. Porque como se encuentran lejos de los típicos resorts de lujo, a ellas solo llegan aventureros y viajeros amantes de la soledad y la belleza de lo auténtico. Algo que merece la pena hacer si se viaja a Río Lagartos es contratar una excursión en lancha por los manglares, para poder ver de cerca los flamencos y demás aves, así como los terribles cocodrilos y la espectacular flora de la selva.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *