10 playas únicas en la Costa Brava

Aiguablava
La zona costera que va desde Blanes hasta Portbou, en la frontera con Francia, es la que se conoce como la Costa Brava. Es uno de los grandes reclamos turísticos de Cataluña, que no solo vive de la belleza y el atractivo de Barcelona. Quien viene de fuera también lo hace con la intención de bañarse en playas tan increíbles como las que te muestro en este artículo. ¿Empezamos?

Cala Pola (Tossa de Mar)

Empezamos con Cala Pola, todo un clásico para quienes viven en Tossa de Mar o muy cerca de esta bella localidad situada a menos de 40 kilómetros de Girona. Arena blanca, aguas cristalinas y una pequeña extensión de arena te permiten disfrutar de un paraíso que cada vez es menos virgen.

Cala-Pola

Cala Sa Boadella (Lloret de Mar)

Aunque Lloret de Mar no goza de muy buena fama por el turismo de adolescentes que provocan altercados en sus calles, lo cierto es que merece la pena pasarse por una maravilla natural como Cala Sa Boadella, que tiene unos 200 metros de longitud y permite la práctica del nudismo, que suele ser habitual en la parte más oriental. Si accedes a ella desde un sendero que se encuentra en la parte más occidental disfrutarás de unas

Sa-Boadella

Aiguablava (Begur)

Normal que sea una playa con mucha popularidad, ya que sus aguas transparentes y la tranquilidad que se respira no tienen precio. Mucha gente coincide en que la de Aiguablava es una de las mejores playas de Cataluña, algo que explica que cada vez esté más masificada en julio y agosto.

Aiguablava

Playa El Castell (Palamós)

En una ciudad tan bonita como Palamós nos topamos con Playa El Castell, que está situada en una zona llena de pinos y en la desembocadura de una riera. Los servicios básicos están cubiertos, y hasta puedes ir a comer a un restaurante o pasarte por una escuela de kayak.

El-Castell-Palamos

Cala Montjoi (Roses)

En la bahía de Roses, concretamente en el Parque Natural del Cap de Creus, Cala Montjoi se exhibe como un lugar muy solitario que es ideal para desconectar de los problemas del día a día. Tiene unos 300 metros de extensión y allí se encuentra uno de los restaurantes de más prestigio de Ferran Adrià: El Bulli.

Cala-Montjoi

Cala Sa Frutadera (Tossa de Mar)

Nos situamos nuevamente en Tossa de Mar, ya que Sa Frutadera es otra de esas playas que merecen estar en esta lista de las mejores de la Costa Brava. En realidad está entre Tossa y Sant Feliu de Guíxols, en una zona especialmente virgen a la que no se accede fácilmente. Es una playa nudista con aguas cristalinas por la que no puedes pasar sin darte un chapuzón.

Sa-Frutadera

Playa de Treumal (Lloret de Mar)

Playa del Treumal mide 400 metros de longitud y está justo debajo de Pinya Rosa, un paraje protegido con un jardín botánico que vuelve loco a cualquier amante de los cactus. Hay aparcamiento con vigilancia, alquiler de hamacas y un chiringuito. Eso sí, si tienes alguna urgencia no te preocupes, ya que está a poco más de 5 minutos del centro de Lloret de Mar.

Playa-Treumal

Playa de la Gola del Ter (Torroella de Montgrí)

En Torroella de Montgrí también hay arenales increíbles. El más bonitos de todos es la playa de la Gola del Ter, de arena fina y con una extensión muy generosa. Destaca por su tranquilidad y por las dunas que completan su paisaje. Su nombre, por cierto, se debe al simple hecho de estar justo en la desembocadura del río Ter.

Gola-del-Ter

Cala Rovira (Platja d’Aro)

Al final de la Playa Grande de Platja d’Aro nos encontramos con Cala Rovira, que tiene poco más de 200 metros de longitud y unos 45 metros de anchura. Es una playa muy famliar que cuenta con servicios de todo tipo, como por ejemplo un chiringuito, alquiler de hamacas o tres duchas.

Cala-Rovira

Playa del Canadell (Calella de Palafrugell)

Hay que decir que es una playa en la que cuesta mucho poner la toalla. La superficie de arena disponible es muy pequeña y eso hace que mucha gente la descarte. Sin embargo, tiene un encanto increíble por el simple hecho de estar vigilada por una extensa fila de casas que demuestran que se trata de un antiguo pueblo pescador. Eso es algo que todavía se aprecia en sus bares y restaurantes, que situados a primera línea de mar no suelen ofrecer precios demasiado competitivos porque siempre están llenos.

playa-del-Canadell
Artículo recomendado: 5 playas únicas en Cataluña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *