Las 5 playas más bonitas de Cerdeña

Villasimius-playa
Tengo que reconocer que cada vez que veo el anuncio de una naviera que te lleva hasta Cerdeña se me vienen muy buenos recuerdos a la cabeza. Es una isla paradisíaca, un lugar en el que veranear todos los años. Y eso que sus ciudades no son especialmente bonitas y no tiene una historia digna de conocer como sí puede tener la vecina Sicilia. La culpa de su atractivo la tienen sus playas, que son de las mejores de Europa sin lugar a dudas.

En este artículo he recopilado las 5 que a mi parecer son las más bonitas, aunque soy consciente de que se han quedado en el tintero otras playas que merecerían estar en esta lista.

Cala Goloritzè

Cala-Goloritze
Situada al este de Cerdeña, Cala Goloritzè es una playa con un paisaje de película a la que puedes llegar a pie o en barco. Sus aguas cristalinas de color turquesa te esperan tras un largo recorrido si te decides por la opción de hacer trekking, ya que el punto de partida es el aparcamiento de Su Porteddu, a una hora de distancia cuando se trata de llegar a la cala. El camino de vuelta, al ser subida, se alarga una hora y media. De la otra forma, por mar, puedes acercarte con una embarcación a motor a no menos de 300 metros de distancia de la orilla. Normalmente hay excursiones que parten desde Santa María Navarrese, Arbatax y Cala Gonone.

Desde la parte más alta podrás divisar un pináculo llamado Le figlie della Aguglia. Merece la pena subir para comprobar por qué desde 1993 es un Monumento Natural de Cerdeña. El hecho de que sea difícil llegar hasta la cala ha hecho que se mantenga virgen, alejada del turismo de masas. Quienes hacen el esfuerzo no tardan en obtener su recompensa contemplando un panorama inolvidable y bañándose en unas aguas que cubren poco durante un buen puñado de metros.

Más información sobre Cala Goloritzè.

La Pelosa

La-Pelosa
Es uno de los símbolos de Cerdeña, una de esas imágenes que utilizan las agencias de viajes para ponernos los dientes largos. La Pelosa es de lo más parecido al Caribe que hay en Europa, solo que no hay palmeras. Está al noroeste, en un bonito pueblo pesquero llamado Stintino (provincia de Sassari), y merece una visita desde Cagliari o desde Costa Esmeralda.

El agua se muestra en unos tonos de azul que parecen retocados por Photoshop, mientras que la arena es fina y blanca a más no poder. Eso sí, colocar una toalla no es nada sencillo, ya que al tener tan buena prensa es una de las que más se llena durante los meses de verano. Por eso te recomiendo madrugar, ya que de lo contrario tendrás que buscar un hueco a muchos metros de distancia de la orilla.

La Torre de La Pelosa, que es la que se ve de fondo, es uno de sus principales atractivos. En su día fue una torre de vigilancia y hoy es un lugar visitado por quienes deciden nadar hasta el trozo de tierra donde todavía sigue en pie.

Más información sobre La Pelosa.

Cala Mariolu

Cala-Mariolu
Al igual que sucede con Cala Goloritzè, en Cala Mariolu es habitual disfrutar de la tranquilidad que no se encuentra en otras playas de Cerdeña que son accesibles en coche. Para llegar hasta sus aguas, que por cierto son de un color turquesa que enamora, hay que acercarse en una embarcación. Es imposible llegar a pie, así que todavía es más virgen que la primera playa de esta lista.

Está situada en Punta Ispuligi, muy cerca de Cala Goloritzè, y debe su nombre al mote con el que los pescadores del pueblo llamaban a un individuo que se dedicaba a robarles la mercancía. Sin embargo, con el tiempo se supo que los verdaderos ladrones eran las focas monje, que por desgracia se encuentran en peligro de extinción. Los que no se encuentran en peligro de extinción son los peces, motivo por el cual es una cala muy recomendable para practicar snorkel.

Más información sobre Cala Mariolu.

Villasimius


Seguramente es la mejor playa del sur de Cerdeña. Está a unos 35 kilómetros de distancia de la capital, Cagliari, en una población que es la que le da nombre. Dicha población se multiplica cuando llegan los meses de verano, ya que sus playas son un reclamo que nadie quiere dejar pasar. Sorprende que una de ellas, llamada Simius, registre una temperatura bastante elevada en sus aguas por el hecho de estar protegida del viento y las corrientes marinas.

La de Villasimius es una playa muy extensa que ofrece un mar cristalino, arena blanca y multitud de servicios. Sin ir más lejos, no es difícil encontrar un restaurante para degustar el mejor pescado de la isla.

Más información sobre Villasimius.

Scoglio di Peppino

Scoglio-di-Peppino
Termino con otra playa del sur de Cerdeña que no está muy alejada de Villasimius. En Scoglio di Peppino, que está en la localidad de Costa Rei y debe su nombre a una roca de granito blanco que la compone, sus aguas son tan limpias y cristalinas como las de las playas que he mencionado anteriormente.

El principal inconveniente es que suele estar llena durante los meses de julio y agosto. Además, no hay baños públicos y reservar una hamaca con sombrilla cuesta bastante dinero. A pesar de ello, merece la pena madrugar para darse un chapuzón sin el agobio que se puede vivir en horas punta.

Artículos recomendados:

Las mejores playas del norte de Cerdeña

Las mejores playas del sur de Cerdeña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *